Evo Morales regresa a Bolivia tras operación en Cuba

 

La Paz, 6 Abr (Notimex).- El presidente boliviano Evo Morales regresó la víspera a este país tras permanecer una semana en Cuba, donde fue sometido con éxito a una operación para extirparle un nódulo de la garganta, y comenzar hoy 15 días de convalecencia.

 

 

Morales llegó anoche a la terminal área de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB) en la ciudad de Cochabamba, capital de la norteña provincia de Cercado, poco después de las 20:20 horas locales (00:20 GMT de este jueves).

 

 

El mandatario no hizo ninguna declaración a su llegada y abandonó de inmediato la terminal, tras el recibimiento del vicepresidente Álvaro García Linera, quien gobernó el país durante su ausencia, y otros funcionarios de su gobierno y representantes de diferentes sectores sociales.

 

 

Morales cruzó unas breves palabras con García Linera y con las autoridades militares y policiales, quienes le dieron la bienvenida y expresaron su apoyo, solidaridad y sus buenos deseos durante su convalecencia.

 

 

El ministro de la Presidencia, René Martínez, informó que el mandatario deberá guardar "reposo relativo” hasta el 17 de abril, en cumplimiento estricto a las recomendaciones médicas, según un reporte de la agencia oficial de noticias ABI.

 

 

"Por recomendaciones médicas el presidente va a estar con reposo relativo hasta el 17, hecho que no le permitirá todavía tener participación en la agenda pública”, indicó, tras confirmar que Morales se quedará en Cochabamba para su recuperación, dadas la favorable condiciones climáticas de la ciudad.

 

 

El presidente viajó el pasado 29 de marzo a La Habana, Cuba, para someterse a una intervención quirúrgica para la extirpación de un nódulo en la garganta, la cual fue realizada sin ningún contratiempo el sábado 1 de abril en el Centro Internacional Médico Quirúrgico.

 

 

Según el reporte de la agencia informativa boliviana, los médicos que lo operaron recomendaron al jefe de Estado boliviano hablar poco, despacio y por poco tiempo, o de plano no pronunciar palabras, durante al menos 14 días, lapso tras el cual podrá recuperar su voz normal y retomar sus discursos.