Log in

Rugido de campeonato

Con goles del chileno Edú Vargas y Francisco Meza que dieron una sorprendente voltereta en solamente cuatro minutos, los Tigres de la UANL lograron su segundo título en tres torneos, al vencer en la final del torneo Apertura 2017 por 2-1 al Monterrey (global de 3-2), con lo que el cuadro felino logró la sexta corona en su historia del futbol mexicano.

El esquema de Monterrey que presentó Antonio Mohamed pareció sorprender a los Tigres, ya que puso al argentino José Basanta como lateral por derecha, posición que no desconoce, pero en la central dejó a los jóvenes Nicolás Sánchez y César Montes, mientras que Stefan Medina por derecha fue el encargado de frenar la velocidad y el desborde de Javier Aquino.

Apenas al minuto dos, vino un servicio largo desde la defensa rayada que Montes trazó en busca del argentino Rogelio Funes Mori, éste alcanzó a bajar el balón con el pecho para la llegada del colombiano Dorlan Pabón, que sin pensarlo le metió el empeine derecho al balón que pegó en el poste y se metió para el 1-0 que alborotó al público del Monterrey, que había presenciado como su equipo había perdido dos finales en su casa ante Santos y Pachuca.

El gol representó una inyección anímica para el cuadro rayado que volvió a llegar al área de Tigres con Pabón, pero Jorge Torres Nilo llegó a cortar el avance, los locales pedían penalti, pero el árbitro Fernando Guerrero no sancionó. El mismo colombiano otra vez por derecha desbordó pero su tiro fue desviado a tiro de esquina por el portero Nahuel Guzmán.

Pese al descontrol por la desventaja tempranera, Tigres niveló el encuentro y empezó a generar llegadas, Aquino por izquierda fue controlado, pero Luis Rodríguez fue punzante por la derecha al mandar un centro que no encontró rematador y poco después un tiro potente a las manos del guardameta Hugo González, en los momentos en que los visitantes establecieron las condiciones del partido y Monterrey fue exigido en defensa.

Al minuto 30, vino la jugada del empate para Tigres, una pared larga entre Edú Vargas y Rodríguez que culminó el chileno con disparo cruzado desde los linderos del área, el balón le botó a González y se incrustó en la portería, en una jugada donde el arquero pudo haber hecho más para evitar la anotación.

Siguió la presión del conjunto de Ricardo Ferreti, que aprovechó su momento y en un cobro de tiro de esquina por el lado derecho, el ecuatoriano Enner Valencia jugó en corto con Rodríguez, quien mandó servició templado que Francisco Meza, quien jugó por el suspendido Hugo Ayala, remató con la cabeza también al alcance de González, quien tampoco pudo desviar el 2-1 al 34 de tiempo corrido, en cuatro minutos el juego cambió de panorama.

Monterrey trató de responder adelantando líneas en busca de emparejar el marcador, lo que convirtió el encuentro en ida y vuelta, con opciones en ambos marcos, pero el goleador colombiano Avilés Hurtado no recuperó su nivel tras su lesión muscular y el ejemplo de ello fue un balón que no pudo controlar, cuando Pabón le había puesto un pase inmejorable.

Para el segundo tiempo, la Pandilla asumió la iniciativa para buscar el gol, pero Tigres se defendió bien y tampoco renunció al ataque, Pabón fue un peligro constante en todo el sector ofensivo, estuvo a punto de sorprender en un tiro libre a Guzmán, pero la pelota salió a un lado del arco felino.

Al 55, Guzmán, quien fue el villano del juego de ida con un autogol, este domingo se convirtió en el héroe al salvar un remate a quemarropa de Luis Fuentes que ya se coreaba como gol, y en la contra Valencia robó un balón dividido que le quedó un poco largo, lo que dio opción a González de salir para quedarse con la pelota.

Un par de disparos de Hurtado y de Funes Mori fueron bien controlados por el portero Guzmán , mientras que ya con el Monterrey volcado al frente, hubo una mano de Juninho en el área que el silbante consideró no intencional, el rechace cayó para Montes, quien de primera metió un zurdazo que salió a centímetros del poste.

Al 68 vino un servicio de Pabón por derecha, Funes Mori controló con el pecho y cuando se disponía a fusilar a Guzmán, vino una intervención providencial de Meza, que evitó el empate milagrosamente.

Al 80 de acción, se decretó la pena máxima contra Tigres, por una patada del francés André Gignac sobre Montes, el encargado de ejecutarlo fue Avilés Hurtado, quien increíblemente voló su disparo, lo que recordó la falla de Edwin Cardona en otro penalti durante la pasada final que perdió Monterrey ante el Pachuca.

Ya en tiempo agregado, con el Monterrey desesperado y Tigres haciendo tiempo, Neri Cardozo en una agresión flagrante le lanzó un planchazo criminal a Aquino, que le costó la tarjeta roja e instantes después el silbante decretó el final del encuentro y el triunfo de Tigres que alcanzó su segundo título en tres finales consecutivas y el sexto campeonato en su historia.

AGENCIAS, ENLACE RADIAL, 11-12-17.