Sin Pau ni Thalía, Timbiriche se reencontrará por tercera vez

La alineación para conmemorar el 35 aniversario de la agrupación estará conformada por Benny, Sasha, Mariana, Diego, Érik y Álix

 

CIUDAD DE MÉXICO.

 

Uno de los encuentros musicales del pop en español más esperados por el público que apela a la nostalgia de la década de 1980 fue confirmado por sus propios integrantes: Timbiriche está de vuelta y listo para celebrar 35 años de su nacimiento con tres conciertos en el Auditorio Nacional el 13, 14 y 15 de septiembre.

Así lo revelaron Erik Rubín, Alix Bauer, Diego Schoening, Mariana Garza, Benny Ibarra y Sasha Sökol, quienes se reunieron nuevamente como una misma banda sobre el escenario del Coloso de Reforma, en el que tantas veces triunfaron, para dar a conocer los detalles de la gira a la que han titulado Juntos.Es un privilegio seguir este viaje musical, de vida, de hermandad. Sabemos que Timbiriche va más allá de nosotros seis y que es un sentimiento, un lenguaje, un código que realmente nos une con millones de personas, muchas de ellas crecieron con nosotros y siguen creciendo con nosotros y otras las tuvimos que hacer nosotros”, bromeó.Estamos felices de seguir generando estas poderosas canciones para las nuevas generaciones”, afirmó Benny Ibarra.

 

INVITADOS TODOS

 

Tras diez años de ausencia, cuando se reunieron para festejar 25 años de Timbiriche, los ahora seis integrantes dejaron la invitación abierta a quienes formaron parte de la historia de la banda como Paulina Rubio y Thalía, quienes a pesar de su entusiasmo para la reunión, no coincidieron en sus agendas para las primeras fechas de Juntos.

Sin embargo, no se descarta una participación especial de ellas u otro miembro, en algún momento de la gira.

Paulina está, no sé si entre Miami o España, pero no necesita invitación para estar en esta reunión. Paulina es una semilla fundamental en Timbiriche y como hace diez años la vamos a extrañar profundamente, pero su agenda no cuadraba con las fechas y pues cambiar el aniversario es difícil porque sucede cuando sucede, no cuando queremos que suceda.

“Probablemente se una en algún momento a la gira, a alguna presentación, y desde cualquier lugar le estaremos echando porras a su proyecto personal. La invitación está abierta a todos los Timbiriches. Tenemos muchas ganas de que Thalía nos acompañe. Hace unos días Thalía lanzó como primer sencillo de su nuevo disco un tema que es de Timbiriche (Junto a ti). Tenemos todos una relación amorosa y cercana a través de la música y la amistad. Hay muchas sorpresas y sentimos que éste era el momento de hacerlo”, aclaró Sasha Sökol.

Los integrantes de Juntos bromearon con las declaraciones malinterpretadas de Erik Rubín y el posible embarazo de Paulina Rubio.

“Paulina me habló y me dijo: ‘ya la cagaste’ (bromeó). Llegué a una rueda de prensa de una obra de teatro y me preguntaron qué opinaba de que Paulina estuviera embarazada y yo dije qué padre, que felicidad y bendición. Terminamos de hacer estas entrevistas y otra reportera me cuestionó si Paulina estaría en el reencuentro. Mi respuesta fue: ‘Paulina está embarazada’. Eso fue lo que usaron y parece que yo lo anunciaba”, disipó Rubín.

Las risas continuaron cuando se les cuestionó acerca de la intervención de Thalía y Paulina juntas en el mismo escenario, a pesar de sus anteriores conflictos de adolescentes.

¿Tú dijiste eso?”, preguntó Sasha a Érik, a lo que respondió: “Yo ya no digo nada. Eso no”, entre la burla y risas de sus compañeros.

Supe que tuvieron un altercado a los 17 años, pero según yo, amor y paz entre ellas. Cuando las he visto juntas se tiran buen rollo. Jamás han pedido ninguna de las dos, que si una está la otra no. No es cierto. Ojalá las dos estuvieran”, aclaró Sasha y al finalizar, una interferencia resonó en las bocinas.

¡Se manifestaron!”, dijo Benny y desató las carcajadas de todos los presentes.

Y acerca de su posible integración con otros encuentros musicales como Únete a la fiesta o 90’s Pop Tour, del que Erik Rubín formó parte, sus compañeros voltearon a verlo para preguntarle: “¿Nos vas a invitar güey?”.

Rubín sólo respondió: “Estaría increíble”.

 

A PETICIÓN DEL PÚBLICO

 

Sasha señaló que se reunieron tres elementos fundamentales para estar de nuevo en el escenario: la música de Timbiriche les gusta, se llevan bien entre sí y la paga será buena.

Benny Ibarra añadió que el encuentro es coherente con lo que desean armar.

Estamos acostumbrados a producir espectáculos que seduzcan y estén a la altura de lo que son 35 años de música. Queremos hacer algo, sobre todo, muy emotivo.

A Timbiriche lo caracteriza la sencillez y dentro de ella la elegancia. Apostarle a que sea un concierto interactivo, donde las estrellas sigan siendo las canciones. Van a venir a ver un gran espectáculo. Lo que habla bien de Paulina es que tiene las ganas de jugar con sus cuates de la infancia”, detalló Ibarra.

Parte de la iniciativa de esta reunión fue hecha por  el empresario René Reyes, quien por tercera ocasión los convocó y coordinó el tour.

Volvemos porque el público lo ha pedido. Nos lo pidió individualmente o cuando nos reunimos en diferentes lugares o van a vernos en otros proyectos. Para nosotros es un gran honor atender a ese llamado, es un privilegio inmenso que hace 35 años comenzamos con un grupo cantando Timbiriche u Hoy tengo que decirte papá y 35 años después hay una nostalgia del público y para nosotros es muy gozoso reunirnos.

Afortunadamente todos tenemos carreras bastante sólidas. Somos gente productiva a la que nos va bien y sabemos el poder inmenso que tiene estar reunidos”, destacó Mariana Garza.

 

CANCIONES INÉDITAS

 

Cada uno de los seis integrantes pondrá pausa a sus respectivos proyectos individuales para abrir paso a Juntos, que además de los conciertos que incluyen en octubre a Monterrey, el 12 y 13, y Guadalajara, el 19 y 20 del mismo mes, considera un material discográfico con temas inéditos.

Tenemos un repertorio interesante de canciones inéditas y tendremos una escucha para escogerlos. Eso nos emociona, porque Timbiriche es nostalgia, pero le estamos inyectando una propuesta nueva, el cómo sonaría en 2017. Nos emociona poner algo nuevo”, dijo Erik Rubín.

El cantante precisó que esta reunión es de amor y es de ese tema del que les interesa hablar ahora. Por lo que elegirán entre 60 temas.

Nos abrimos a otros autores. Nosotros tenemos también algunas propuestas y falta por escuchar alguna parte del repertorio, pero creo que nos estamos inclinando a canciones positivas, energéticas, con buena vibra, de amor, de buena onda”, acotó.

Benny explicó que son movidos también por la intuición, pues fue así como aprendieron a trabajar: jugando.

Lo aprendimos de muy pequeños y si no nos divierte o excita o es jocoso, si no hay un elemento de adrenalina en lo que estamos haciendo, empieza a saber a chamba, a obligación.  Por eso nos juntamos cada diez años, para que sea fresco, con energía, propuesta, ganas de vernos, pero madurados, crecidos, con más experiencia, con más claridad en muchas cosas, los egos individuales más pulidos y el ego en común más enfocado”, concluyó Ibarra.

 

 

Excélsior/Enlace Radial, 21-06-17 

Miguel Bosé en el Zócalo; contra los muros y por la paz

El español cantó durante 130 minutos en la plancha del Zócalo de la Ciudad de México acompañado por Pepe Aguilar, Ximena Sariñana, Benny Ibarra y Ana Torroja, entre otros

 

CIUDAD DE MÉXICO.

 

Miguel Bosé hizo un llamado por un mundo mejor, por uno incluyente, sin muros, sin fronteras. Lo hizo acompañado por los 85 mil asistentes a su concierto en el Zócalo de la Ciudad de México, y después al lado de sus siete invitados especiales, uno para cada canción: Ximena Sariñana, Paty Cantú, Sasha Sökol, Pepe Aguilar, Ana Torroja, Fonseca y Benny Ibarra.

 

El momento cumbre de tal discurso fue arropado por las cientos de palmas levantadas, aplaudiendo su mensaje de paz, con las luces de sus celulares en las manos, cantando a su lado Nada particular.

 

¡Gracias México! Soy un hombre de paz y trabajo por y para la paz, porque quiero entregarle a mis hijos un mundo mejor. La paz se trabaja en frentes diferentes. Uno es con solidaridad, con pasión, generosidad y se ejerce en momentos críticos. Esta canción habla de exiliados e inmigrantes. La escribí en 1992 durante la guerra de Yugoslavia y pensé que terminaría esa rabia. Quiero pelear para decirle a esa gente: ésta es tu casa.

 

Sólo les pido que no se tiñan de color rubio. No se tiñan de rubio platino porque si se tiñen, les da por levantar muros. No es el mundo que quiero, sino uno de solidaridad”, afirmó el cantante y compositor de 60 años a los mexicanos, quienes de pie apoyaron sus palabras con alaridos y ovaciones por el comentario contra la propuesta del Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, por la construcción de un muro en la frontera del norte de México.

 

Miguel Bosé arribó al escenario instalado frente a la Catedral Metropolitana a las 19:40 horas. Presentó a cada uno de sus músicos, cuyos nombres aparecieron en la pantalla frontal hacia el público —entre quienes estaban los que esperaron desde las 16:00 horas y aquellos que apenas llegaban— con la plancha del Zócalo llena a la mitad.

 

Y sin más, cantó SerenoDuende y Nena, antes de pronunciar su primer discurso, como un saludo, una confesión y una promesa, de una noche llena de invitados.

 

“¡Buenas noches México! ¡Buenas noches Zócalo! ¡Qué grande y qué bonito, qué vista! ¡Si pudieran admirar la inmensidad que ven mis ojos!

Arrancamos una gira hace tres días y éste es un gran broche de oro en la Ciudad de México. Gracias por haber llegado hasta aquí con cosas que son sólo vuestras. Lo que van a escuchar aquí ya no es mío, es vuestro. Los culpo de lo que me pasó en mi carrera. Son cómplices y culpables de lo que pasa ahora en el Zócalo.

“Empieza una nueva era y he decidido que me voy a confesar: Estoy exento de pecado. No tengo, jamas cometí uno. ¿Cómo confesarme entonces? Con hechos y descaradas canciones. Dedicado a cada uno de vosotros, arrancamos con una invitada especial: Ximena Sariñana, mi hermanita”, expresó Bosé para traerla de la mano y cantar junto a ella Aire soy.

 

El público coreó el tema e hizo énfasis, bajito y desde su lugar, a la pronunciación de Sariñana en la frase “cashi sin querer”. Sin embargo, la recibió y despidió con un efusivo aplauso.

 

Amo y Mirarte hicieron que la gente gritara y bailara, a pesar de apretarse a las vallas de metal o al lado de otros asistentes. Y así, entre luces blancas y azul neón, teniendo al Palacio Nacional como testigo, la fiesta prosiguió su curso, y tras hablar contra los muros, se llenó de nostalgia.

 

“Cómo vamos? Vamos a dar un salto hacia atrás. La música y el perfume conservan y atrapan. Generemos un espacio para llenarlo con cosas nuevas. Para empezar ese camino quise aliarme con Paty Cantú”, anunció Bosé antes de interpretar Amiga.

 

“Es una canción triste y se la vamos a cantar a ella”, dijo Cantú, señalando al cielo y evocando así el recuerdo de la sobrina del español, Bimba Bosé, quien falleció el 23 de enero, víctima de cáncer.

Enamorados, familias, amigos, contemporáneos de Bosé, niños en los hombros de sus padres y jóvenes fueron testigos del esfuerzo del español, quien a pesar de una clara afectación en la garganta, ronca al hablar, cantó durante 130 minutos.

Morir de amor, Creo en ti y el medley integrado por Linda, Hojas secas, Super Superman, Don diablo y La chula, en la que Ximena Sariñana lo acompañó nuevamente para bailar y cantar.

 

Estaré, que da título a la gira, siguió en la lista de canciones y Bosé lo dedicó a sus cuatro hijos, todos ellos nacidos de vientre subrogado.

 

“Padre y madre es lo más grande que te pueda suceder en la vida. Hasta a las grandes estrellas les pasa que pierden todo. A mis hijos les digo, me vean o no, esté o no esté, sepan que me gustaría ser Thor, el inmortal, y que estaré en su corazón.

 

“Soy papá soltero y este gesto fue muy deseado y querido, como la subrogacia (sic) de vientre generoso. Del deseo y amor que puse en ti, Estaré”, señaló conmovido.

Los invitados vinieron entonces uno tras otro. Sasha Sokol, la exTimbiriche en Como un lobo, Pepe Aguilar en Siempre en mi mente


—compuesto por Juan Gabriel— y Ana Torroja, a quien despidió con dos besos en la boca, en Morenamía.

 

El “hasta luego” sucedió a las 21:17 horas tras interpretar Gulliver. Con celulares y voces encendidas, la gente gritó “Bosé, Bosé” en un insistente llamado. Y apareció en el escenario acompañado por Fonseca para cantar Bambú y junto a Benny Ibarra interpretó Sólo sí”

 

Amante bandido, que hizo vibrar el Zócalo en baile, Hacer por hacer y, la que calificó como “la mejor canción del mundo, escrita por un chico de 19 años, de corazón puro”, Te amaré.

 

“Pase lo que pase, México, siempre te amaré”.

 

Así cerró, a las 21:50 horas su actuación en el Zócalo.

 

 

Excélsior/Enlace Radial, 20-02-17

 

Suscribirse a este canal RSS