¿Qué puedes hacer si no puedes vivir sin postre?

Con el afán de bajar de peso o por levantar la bandera de consumir productos sanos, se ha llegado a dejar fuera del menú a los postres.

Sí, entiendo perfecto que, al igual que las comida, los postres tienen exactamente el mismo filtro, es decir, existe de postres a postres y efectivamente, unos son tan dañinos como ricos pudieran ser.

Las grasas utilizadas y el exceso de azúcar (donde en muchos de los casos es de baja calidad) hacen de los postres un dulce nada nutritivo aunque si muy atractivo para el paladar desencadenándose una adicción nada saludable para nuestro cuerpo.

Resultado de imagen para postre saludable

Así que vale la pena repetir el mismo filtro que aplicamos a los alimentos, aplicándolo ahora al mundo de los postres.

Por ejemplo, el chocolate negro es realmente bueno para nosotros ya sea en tablilla o en un delicioso brownie.

Se han encontrado evidencias en donde aquellas personas que consumen 10 gramos por día (o aproximadamente un cuadrado) tienen un 17 por ciento menos de probabilidades de sufrir un derrame cerebral que aquellos que lo cortaron por completo.

Aquí el mensaje clave es observes que estamos hablando de la ingesta del chocolate negro.

Esto es, optar por el tipo que contiene 65 a 70 por ciento de cacao o más y consultar la lista de ingredientes para medir el contenido de azúcar y leche.

Así que comer chocolate bajo estas condiciones no solo le das placer a tu paladar… también resulta bueno para tu cuerpo.

Si absolutamente el pastel o un delicioso brownie es tu delirio, comerlo es posible.

Definitivamente, cuando pones reglas y restricciones sobre algo, solo vas a querer más ¿cierto?

Esto puede llevar a comer compulsivamente y de forma poco saludable cuando finalmente decides comer algo que lo tienes “prohibido”.

En cambio, si te enfocas en el control de porciones, lo que significa evitar esa porción generosa de pastel o devorar cuatro o cinco galletas de una sola vez, piensa entonces en trozos pequeños o porciones pequeñas de cualquier postre, esto hará el truco.

Una vez que hayas tomado tu porción, regresa la caja a la despensa o al congelador para evitar que comas más adelante.

Y mira, es un hecho… Las golosinas compradas en la tienda están cargadas de calorías adicionales, productos químicos y azúcar que harán que tu azúcar en la sangre se dispare.

Pero si preparas tus propias golosinas en casa, puedes sustituir la mantequilla y el aceite por otros ingredientes, reducir la cantidad de azúcar agregada e incluso agregar adiciones saludables como nueces.

Los postres caseros pueden satisfacer tu antojo de postre de forma más saludable o bien, recurrir a proveedores que realizan esta misma tarea tal como lo hace Eat Me Guilt Free.

Cuando preparas tu mismo tu postre o ves lo que utiliza tu proveedor de confianza, entonces sabes lo que obtienes.

Cuando busco un trozo de chocolate, estoy tomando una decisión consciente de tener un regalo.

Resultado de imagen para postre saludable

Como sabes lo que estás comiendo cuando te das el gusto, también puedes tomar la decisión consciente de evitarlo después.

Si no puedes vivir sin postre, una forma de equilibrar el consumo de azúcar es mantenerte activo durante el día y mantener una dieta baja en otros azúcares agregados.

Dar un paseo o ir al gimnasio después del trabajo también puede generar una gran cantidad de otros beneficios para la salud. ¿Y qué pasa si comiste ese brownie después de la cena?

¡Sencillamente disfrutalo porque te lo merecías!